Jueves, Agosto 17, 2017
   
Texto
image image image image image image
Caminos tradicionales

Hemos abandonado las cuevas por confortables pisos, adosados y duplex. Hemos llegado a la luna y la hemos convertido en un destino turístico para privilegiados. Hemos inventado la rueda, dominado el fuego, los reactores nucleares y las sábanas de franela. Nuestro amigo invisible quedó olvidado y dejamos de soñar cuando llegamos a adultos. Todo o casi todo cambia a lo largo de la vida. Pero ¿y los caminos?.
Rutas Micológicas Las setas son uno de los tesoros de la comarca. Las tenemos en variedad y cantidad. Todo es cuestión de armarse de una cesta, ganas de pasear y paciencia y podréis disfrutar de este manjar.
Rutas de Montaña Exceptuando el este de la comarca, abierto a la llanura de la Meseta, el resto de Sanabria y Carballeda está rodeado de montañas:
Rutas Culturales Son muchos los caminos que cruzaban estas tierras: unos usados por arrieros, segadores venidos de Galicia y viajeros con ánimo de conocer otras tierras;
Museos y Centros de Interpretación

¿Os gustaría viajar en el tiempo y sentiros señores feudales por un momento? ¿O preferís conocer cómo se fabricaban tradicionalmente las velas de cera? O quizás os gustaría visitar un castro celta o comprender cómo se formó el paisaje del Lago de Sanabria.
Eventos Como reza el famoso dicho “en la variedad está el gusto”, en la comarca tenemos variedad y también gusto, por ello tienen acogida sobre todo durante los meses estivales, aunque no únicamente, una serie de eventos de los que podréis disfrutar si os dejáis caer por aquí.
Aportación personal del ínclito investigador Dr. Herbert Von Patto, estudioso de las comarcas de Sanabria y Carballeda y conocedor entusiasta de su geografía.

Herbert Von Patto, notas biográficas

Profesor Von Patto
  • Llevar siempre calzado y ropa adecuados para el camino y la estación
  • Llevar siempre agua y alimento suficiente.
  • Llevar siempre un mapa detallado, brújula o GPS.
  • Informarse de la señalización, cruces y otros avatares que podamos encontrar.
  • En lo posible, no salir sólo a caminar.
  • Avisar siempre de la ruta que pretendemos seguir y el tiempo previsto a emplear.
  • Tener en cuenta la información meteorológica, imprescindible en las rutas en altura donde las condiciones puedan cambiar con rapidez.
  • Un camino se hace para disfrutar, no para competir. Ajustar nuestro paso y nuestras pretensiones a nuestra verdadera condición física.
  • Una navaja o cuchillo, un recipiente y un bastón pueden solucionarte muchos problemas en el campo.
  • Un botiquín con equipamiento mínimo (tiritas, alcohol, gasas) no debe faltar.
No pude evitar una sonrisa. Encontré este decálogo apresuradamente escrito al revisar los papeles de mi expedición. Reviví el momento exacto en el que lo había garabateado.

- ¿El camino? ¡No tiene pérdida ninguna! Bueno, las veces que lo habré hecho yo… Un poco de cuesta al principio y listo.


Hoy, una vez pasado mi año en Sanabria y Carballeda, apenas más mayor pero mucho más experimentado, he de confesar que me da un poco de vergüenza confesar esto. Por eso la narración que sigue permanecerá en mi diario privado, alejada de la publicidad.

Pocos días en Sanabria. De hecho, aún continuaban conmigo dos miembros de la universidad que habían viajado para ayudarme con mi instalación y mis primeros contactos en la región: Prudence Litelwolf, joven licenciada de gran valía y Moritz, un hombre para todo con un oscuro pasado del que nunca hablaba –“Irá con usted para que yo me quede tranquilo con respecto a su seguridad” me había dicho Bistebol. Fiel a mi temperamento metódico, decidí iniciar mis visitas por el extremo de la comarca: uno de sus valles mas recónditos rodeado por las cumbres más altas. Buscábamos información sobre un bosque de abedules de singular interés y nuestro amable contacto nos facilitó la forma de llegar.

Confiados por la información, aparcamos el coche y decidimos iniciar el camino sin preparar nada más. “El poco de cuesta” resultó ser un desnivel de cuatrocientos metros con pendientes de hasta el 17%. Conseguí coronar a base de orgullo, para no desmerecer junto a mis compañeros, pero me costó sangre (rasponazos varios), sudor (mucho) y lágrimas (contenidas). Y un reventón de costuras que convirtió mi pantalón en una especie de kilt escocés, aunque sin los colores de ningún clan.

Como única guía llevábamos un folleto turístico con un dibujo esquemático de la ruta. Nos sirvió para encontrar los puntos de referencia: un picacho a la derecha y una laguna más adelante. Estábamos por encima de los 1.600 m. de altura y vimos como las cumbres más altas se cubrían de nubes. Pensamos que si daba en llover no lo pasaríamos bien con nuestra ropa de verano. Afortunadamente todo quedó en unos hilachos de niebla que embellecieron sobremanera la laguna. Al llegar a ella espantamos involuntariamente a una bandada de patos y a una pareja de corzos. El paisaje, las vistas, la vegetación nos tenían tan embelesados que llegó un momento en que, sin saber cómo, nos habíamos perdido. Según el mapa, deberíamos dejar la laguna a nuestra izquierda y nosotros la abandonamos por la derecha.

El caso es que, como suele pasar, no tuvimos ninguna sensación de equívoco: el camino estaba claro y abierto y, además, seguíamos encontrando balizas y señales de otros senderistas. No se nos ocurrió pensar que podían estar dirigiéndonos hacia otro destino, quizás sólo la impresión de estar andando más de los siete kilómetros que en teoría deberíamos recorrer hasta regresar al coche. La primera señal negativa –aparte de mis pantalones kilt – nos sorprendió ya bien avanzado el descenso: Prudence, a la que sus deportivas ya le habían provocado algún resbalón, pisó mal una piedra resbalosa y cayó al suelo con el tobillo torcido. Moritz y yo nos abalanzamos en su ayuda, pero ella se levantó de un salto y dijo que seguiría sin problemas. ¡Una chica fuerte! –Bistebal ya me había avisado-. Sin embargo, vimos claramente como cojeaba y trataba de ocultar su dolor. Moritz me miró con preocupación.

Unos centenares de metros más allá, desde un recodo pudimos vislumbrar a lo lejos las primeras casas del pueblo. Pero no me alegré, es más, la sangre huyó de mi rostro de golpe. Según el mapa deberíamos haber encontrado un embalse antes de llegar y allí no estaba. Y en segundo lugar, reconocí el pueblo al que habíamos llegado porque lo visité el día anterior. ¡Nos habíamos pasado al siguiente valle! Desmoralizados, nos sentamos al lado de un puentecillo sobre el río para revisar nuestras opciones. No podíamos comunicar con nadie para que nos fuese a recoger con el coche. Teníamos media botella pequeña de agua para los tres y no habíamos encontrado ninguna fuente en el camino. No teníamos alimento ni posibilidad de comprarlo, ya que en el pueblo no había bar. El regreso por carretera suponía unos veinte kilómetros, a sumar a los once ya realizados. El tiempo corría en nuestra contra. A Prudence se le estaba hinchando el tobillo significativamente. Nos miramos los tres apesadumbrados. La única solución era volver por el mismo camino. Moritz se ofreció a regresar él solo a buscar el coche para luego recogernos. He de reconocer que me resultó tentador, pero Prudence se negó en redondo. Claro, yo no podía ser menos.

Moritz encabezó el ascenso por la cuesta que acabábamos de bajar, y he de decir que se nos hizo muy penoso. Yo, martirizándome en silencio por los errores cometidos y un cansancio abrumador; Prudence, sufriendo sin queja un tobillo muy maltratado. “Se está portando como una campeona” –me dijo Moritz aparte. En uno de los múltiples descansos agotamos el agua que nos quedaba e incluso un azucarillo perdido en la mochila. Necesitamos todas nuestras energías para llegar de nuevo a la laguna, pero lo conseguimos. El paseo por la altiplanicie tuvo el efecto de elevarnos la moral, al fin y al cabo ya sólo restaban unos cuatro kilómetros hasta el coche y además cuesta abajo.

Pero volví a equivocarme. Con el plano en la mano, decidí que el camino real debía ser un senderillo apenas marcado en el pasto que discurría entre la laguna y el pico coronado con piedras. “Según el mapa es éste, sin duda – aseveré – Y nos ahorramos un kilómetro. ¿Qué opinan?” “Por la posición del sol parece llevarnos directamente hasta el inicio, pero creo que sería más seguro volver por el camino conocido –dudó Moritz”. Prudence no dijo nada, pero se adivinaban sus ganas de acabar cuanto antes.

Así que por indicación mía tomamos el senderillo. Y andados apenas un par de kilómetros lo perdimos entre la hierba y nos encontramos ante un impresionante cortado cubierto de árboles, maleza, helechos y monte bajo. Creo que el cansancio fue mal consejero, ya que decidimos descender campo a través con la esperanza de cruzarnos con algún camino que nos llevase hasta el pueblo. Y aquello en verdad fue la traca final, un auténtico ejercicio de barranquismo sin agua: descolgándonos por las rocas, resbalando bajo la maleza, atravesando espinos a cara descubierta… las zonas de helechos golpeaban mis intimidades favorecidos por el pantalón reventado y en ocasiones sólo conocíamos la posición de nuestros compañeros por el estruendo de ramas rotas. Fue apenas un kilómetro con un desnivel de trescientos cincuenta metros, pero tardamos dos horas en conseguir atravesar la espesura del bosque. Porque, naturalmente, sólo recuperamos el camino cuando estábamos a cien metros escasos del coche. Ahorramos distancia, sí, pero a qué precio.

Aquella noche, en la misma bañera de mi habitación, escribí el decálogo de más arriba. Y he de decir que en el resto de mis andares por Sanabria y Carballeda lo respeté a rajatabla. Estaba cansado, magullado y arañado hasta no poder más; y en el agua de la bañera flotaban multitud de restos vegetales que habían salido de las partes más íntimas de mi ser. Sin embargo, me sentía especialmente satisfecho de algo: la actitud de mis compañeros. Pese a mis continuos errores no hubo quejas, reproches ni recriminaciones. Ninguno abandonamos. Aceptamos la situación de emergencia y nos concentramos en encontrar las soluciones. Y las buscamos con todas sus consecuencias, seguros de estar juntos en ello. Como había dicho Moritz “Somos como los marines. Si salimos juntos, volvemos juntos”. Y así fue.

Los echaría de menos.

  • Cobreros - Avedillo - Sta. Colomba - San Miguel Ver mapa de Municipios :: Caminos tradicionales Camino entre distintos pueblos del municipio de Cobreros, situados en el entorno del arroyo de la Mondeira. Robledales, vegetación de ribera y...
  • Camino de Santiago Sanabrés Los hijos del trueno. Así era como Iacob y su hermano Juan eran conocidos en la aldea de pescadores donde nacieron. La vida de Iacob distó mucho de ser tranquila. Cuenta la tradición que viajó a Hispania...
  • El Quijote en Sanabria “Yo no creo en las meigas; pero haberlas, haylas” dicen nuestros vecinos gallegos. También somos muchos los que afirmamos haber leído el Quijote, pero pocos los que realmente lo han terminado. Leandro...
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
Camino de Santiago y Ruta del Quijote
Caminos Tradicionales
Rutas de Montaña
Rutas Micológicas
Eventos
Museos

Como reza el famoso dicho “en la variedad está el gusto”, en la comarca tenemos variedad y también gusto, por ello tienen acogida sobre todo durante los meses estivales, aunque no únicamente, una serie de eventos de los que podréis disfrutar si os dejáis caer por aquí.

Leer más... Eventos  

Logos

Logo XHTML Logo css logo w3c